Los datos confidenciales de la diplomacia estadunidense divulgados por Wikileaks revelan que estamos ante la inminencia de una intervención militar ordenada desde el Pentágono. ¡Esto es gravísimo!, porque, ¿con quién acuerda Genaro García Luna, con Felipe Calderón o con Carlos Pascual?, advirtió el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo.

En Guanajuato, el presidente del Senado, Manlio Fabio Beltrones, advirtió que el presidente Calderón debe explicar a los mexicanos la información de que el gobierno federal está angustiado porque el narcotráfico tiene el control de partes del país y reconoce que no midió los impactos de su guerra.

El presidente de la Cámara de Diputados, el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín, sostuvo que las revelaciones son cosas que los mexicanos ya sabíamos. La presidenta del PRI, Beatriz Paredes, reprochó las filtraciones y expuso que su partido mantiene aprecio institucional por la aportación del Ejército Mexicano a la vida nacional.

El vicecoordinador del PAN en San Lázaro, Alberto Pérez Cuevas, restó veracidad a los documentos y exigió a la cancillería que verifique la veracidad de los comunicados, pues por lo menos a Estados Unidos le generará daño.

El coordinador del PT en el Senado, Ricardo Monreal, recalcó que hay un doble discurso de Calderón: en público responsabiliza a Estados Unidos de falta de cooperación contra el narco, pero en privado les suplica de rodillas que vengan a salvarlo de su estrategia fallida.

Entrevistado aparte, Muñoz Ledo dijo que es muy grave el contenido de los documentos y hace mucho daño a la diplomacia estadunidense al manifestar el enorme desprecio al resto de los países. Es un verdadero ejemplo del doble lenguaje. Tengo la piel de gallina. No he podido dormir porque tengo experiencia en esto y ya está en proceso una ocupación militar de Estados Unidos en México. Estamos ante la inminencia de una intervención militar, estamos al inicio de 1847, lo digo con toda mi responsabilidad, recalcó el ex representante ante la ONU.

“Ya lo dijo The Washington Post, que las actividades contra el narcotráfico se diseñan en Estados Unidos desde el Pentágono, desde la Marina de Estados Unidos. Lo más dramático es la petición angustiosa de Calderón para que intervengan. Calderón es el (José María) Gutiérrez de Estrada del siglo XXI.”

Recalcó que Wikileaks le ha dado la razón. Insistió en que se requiere la renuncia de Calderón y el nombramiento de un presidente interino, ya que si el gobierno de Estados Unidos se ve amenazado en su seguridad y no confía en el Ejército Mexicano, pues ya no le queda más que el suyo. Lo que está en curso es un golpe de Estado extranjero.

Paredes ponderó el papel histórico del Ejército: Lo que me parece fundamental es subrayar que en cualquier circunstancia la respetabilidad de las instituciones mexicanas debe quedar garantizada, y nosotros expresamos nuestro aprecio por lo que ha significado en la vida civil de México el Ejército.

Fuentes:

http://xelth.blogspot.com/search?updated-max=2010-12-06T20%3A22%3A00-08%3A00&max-results=5

http://www.jornada.unam.mx/2010/12/04/index.php?section=politica&article=006n2pol